lunes, 22 de noviembre de 2010

Tik tok

Una serie de horrendas circusntancias me llevaron a escuchar "Tik tok", de Kesha, otra muñeca rubia tonta llegada desde el país de las barras y las estrellas. El caso es que Satrán me enfrascó esta canción en la cabeza, con su maldito ritmo. Esto me llevó a ver el vídeo unas cuantas veces y a leer su letra subtitulada. La conclusión que saqué de esto es la siguiente: o bien Keisha domina la ironía y la sátira con una maestría brillante y yo no me doy cuenta, o es la canción que mejor hace apología del putiferio en todo el Universo.
Teneis aquí el videoclip:


El vídeo podría resumirse en que veamos lo malota y rebelde que es Kesha y lo puta que es. Comenzemos:
Kesha se levanta tras dormir en la bañera, y nos enseña que debe de hacerse por la mañana: lavarse los dientes (para quitarse probablemente los lefazos de la noche anterior)y ponerse las botas. Habla, sin coherencia alguna, algo sobre chicos, escuchar CD´s y borracheras, probablemente el recuerdo de la noche anterior. Baja a ver a la familia arquetípica de los "50 americana, y a la madre se la caen las tortitas, mientras probablemente piense porqué no usaría condón aquella fatídica noche de marzo de 1987. (Atentos a la cara de Kesha antes de salir de su casa) El putón en cuestión sale, coge una bicicleta (la canción y el videoclip aquí se desvirtuan, Kesha canta una cosa y hace otra) y se la cambia a los niños por un radio-casette de los "90. Kesha sigue cantando sin ton ni son sentada en un bordillo, donde se le acercan varios canis a tratar de ligar con ella. Pero, tras hacer referencia a Mick Jagger (¿quién coño es ese?). Aquí Kesha hace una reflexión digna de Descartes, afirmando que "no le preocupa nada en el mundo mientras tenga cerveza". Llega un tipo con un bigote a lo Fu Man Chu y se la lleva. Aquí, Kesha sigue hablando, mentando a esas invisibles tetas de baratijas. Bueeeno, aqui es sincera. La policía la detiene y le practica un cacheo digno de película porno. Si pretendía provocar ha fallado. Kesha se escapa de la policía y va cantando desde la ventana superior, mientras el tipodel bigote come algo así como un chicle. Kesha, tras violar unas cuantas normas acerca de seguridad vial, llega a su ansiada fiesta. Aquí debería de cantar algo diferente, tras tirarnos medio videoclip escuchando acerca de la "super fiesta". Pero la letra sigue siendo la misma de toda la canción. Finalmente, suenan voces latinas mientras Kesha vuelve a una bañera de un cuarto de baño roñoso, mientras le piropean lo que parecen ser albañiles mexicanos. La bandera americana aparecerá como siete veces en el videoclip.

Mas o menos, Kesha viene a decir que tu vida se centre en una fiesta llena de chulazos y putas, y que seas todo lo puta que quieras. No había visto una canción tan profunda desde "Alcohol, alcohol". Esta canción ilustra perfectamente la liberación juvenil de las cadenas paternales y del tradicionalismo, la revolución sexual, la represión policial y un mercado más responsable, fomentando el trueque, como la bicicleta por el radio-casette. El toque latino parece indicarnos que Kesha no tiene inconvenientes en pasárselo bien con inmigrantes, ahora tan demonizados en los EE.UU. Eso en caso de que sea una canción irónica, claro.

La canción en cuestión se me pegó viendo vídeos sobre salidas laborales en mi asignatura favorita: PICP, asignatura paradigmática de la utilidad esolar y curricular.


Sinceramente, me gusta mas en español, tanto la canción como la cantante.

2 comentarios:

Paco dijo...

paco pedazo de inculto/analfabestia que apoyas que pegar gritos es musica mick jagger es el lider de los Rolling Stones ( que me parece que no son precisamente la banda que toca todos los días enfrente de mi casa) asi que haber si aprendemos más de música en condiciones

Luke/ Francisco dijo...

¡Oh my god! No esperaba semejante muestra de cultura en el video de una simple meretriz teñida